24° 26°
Weather
Favoris 0
Great Bay vue panoramique

Philipsburg, el Paraiso del shopping

A la llegada de los primeros colonos holandeses en 1631, la franja de arena que separa la bahía de Great Bay de la gran laguna salina fue elegida para la fundación de un asentamiento. Este último, construido inicialmente en la parte oeste a los pies del Fort Amsterdam, se va extendiendo gradualmente hacia el este. La bahía, resguardada y situada en frente de la ciudad, permitía la exportación de productos agrícolas y de sal a Europa. En la actualidad, la ciudad, con unos 7 000 habitantes, se ha extendido por toda la lengua de arena y recibe cada año a más de un millón de pasajeros de los cruceros que hacen escala en la isla.

Philipsburg, el templo del comercio y de los superlativos

Philipsburg église Méthodiste

Compra en duty-free

Llegas a Philipsburg por la carretera que bordea la costa e inmediatamente quedas maravillado por la entrada a la ciudad. A la vuelta de una curva se ofrece ante ti Great Bay y sus aguas de color turquesa. A continuación, pasas por las callejuelas comerciales, paralelas a la playa y estacionas fácilmente en los alrededores. Seguidamente, caminarás por Front Street, la calle principal de Philipsburg, para una sesión de compras memorable.

Philipsburg Saint Martin Shopping
Shopping Saint Martin Philipsburg Old Street

Las grandes firmas de la moda con sus atractivos escaparates compiten con sus puestas en escena para seducirte. Muchos joyeros exhiben todas las mejores marcas de joyería y de relojería, con un servicio siempre impecable. También hay numerosos distribuidores de equipos de alta fidelidad, vídeo y telefonía. Las perfumerías también ofrecen una amplia gama de cosméticos y de perfumes de las firmas más exclusivas internacionales. Las tiendas de recuerdos típicos también ofrecen productos de grandes marcas. Es fácil encontrar pequeños regalos originales representativos de la isla. Estas tiendas también venden paquetes de cigarrillos y licores a precios imbatibles. En San Martín, todo lo que puedes comprar en Philipsburg es duty-free. Los precios son muy atractivos, ya que la ausencia de tasas aduaneras y de IVA mantiene los impuestos en un nivel muy reducido.

El boardwalk

Se ha construido un paseo marítimo a lo largo de la playa. En él, se suceden los restaurantes y los bares. En este boardwalk podrás pasear, beber un aperitivo en una terraza o caminar en traje de baño por la playa, situada en pleno centro de la ciudad. 

Boardwalk Philipsburg promenade Great Bay
Enormes bateaux de croisiere

En las tumbonas que se alquilan en la playa te podrás tumbar frente al mar y observar a los inmensos transatlánticos atracados en aguas profundas. Desde este punto de vista único podrás contemplar estas ciudades flotantes, tan altas como edificios. Philipsburg acoge permanentemente cuatro o cinco gigantes del mar, que son la atracción del boardwalk. Los más emblemáticos hacen escala en la parte holandesa de San Martín: te divertirás intentando reconocer a los más famosos como el Harmony of the Seas, Symphony of the Seas, MSC Meraviglia, Royal Princess o el Queen Mary 2.

¡Visitar Philipsburg te reservará muchas sorpresas y motivos de asombro!

Los casinos

Los establecimientos de juego como los casinos también forman parte del paisaje de San Martín, en Philipsburg. Es fácil entrar en ellos durante el día con un atuendo totalmente informal. Los casinos están abiertos desde la mañana hasta la noche. En ellos podrás tentar a la suerte con las máquinas tragaperras, el blackjack, el póquer, la ruleta y el bingo. Visitar Philipsburg sin tentar a la suerte en un casino es una ofensa a la alegría de vivir y al espíritu de diversión. Los conciertos y espectáculos mantienen la fiebre del juego. En estos lugares de fiesta, el único límite es el que tú te pones.

St Martin (32)
Yoda Guy

El museo Yoda Guy Movie Exhibit

En Front Street hay que visitar un lugar asombroso y de una gran riqueza artística. Los cinéfilos y otros admiradores de la serie Star Wars estarán encantados. El Yoda Guy Movie Exhibit es un museo creado por Nick Maley, el creador de Yoda. Este estadounidense, especialista en efectos especiales, ofrece una exposición única, en la que presenta a todos los personajes cinematográficos que ha creado. Son piezas únicas que se utilizaron para las películas. Así, encontrarás moldes, trajes, objetos que han pertenecido a los más grandes héroes intergalácticos como Darth Vader, Chewbacca, Alien, Terminator, Superman y Highlander. Este museo es considerado como uno de los tres más bonitos del Caribe. ¡No pases de largo! El museo está abierto todos los días, excepto los domingos.

Turismo en Philipsburg, la impronta histórica

En la parte holandesa de San Martín no quedan muchas huellas del pasado, particularmente en Philipsburg. La mayor parte de las construcciones de la ciudad son recientes, las huellas del pasado son escasas y tan solo se remontan al siglo XVIII. Por lo tanto, ¡todos los edificios protegidos son tesoros nacionales!

Fort little bay
Canon Fort Amsterdam

El Courthouse

Utilizado actualmente como tribunal, el Courthouse, situado en pleno Front Street, delante de una pequeña plaza a la sombra de las palmeras, es uno de los monumentos más famosos de Philipsburg. Su elegancia arquitectónica, de 1793, recuerda la época colonial. Arrasado por los huracanes, ha sido restaurado varias veces. El gobierno de San Martín lo ha incluido en la lista de monumentos históricos importantes. Se puede visitar de lunes a viernes.

Courthouse Philipsburg

El museo Sint-Maarten National Heritage Foundation

Visitar Philipsburg también es la ocasión para aprender una lección de historia. Situado al este de Front Street, el museo de Sint-Maarten presenta una inmersión en el pasado, que traza los grandes períodos de la isla: desde los indios arahuacos hasta nuestros días. El museo está abierto todos los días, excepto los domingos.

Información práctica

HEADER-GreatBay

Great Bay

Visite
La ciudad de Philipsburg, templo de las compras en el Caribe, está bordeada por una larga extensión de arena. En ella se alinean tiendas, bares y restaurantes, que invitan a sentarse y fijar la mirada en las aguas de color turquesa, en medio del dinámico ambiente de la capital holandesa, muy apreciada por los numerosos pasajeros de los cruceros que hacen escala en ella.
Je découvre